viernes, 13 de noviembre de 2015

Entre Princesas, Castillos y futbolistas


Entre Princesas y Castillos


El otro día tuve la reunión de la clase de mi hijo, como siempre la profesora nos hizo varias recomendaciones,  una de ellas es que leyeran un ratito antes de dormir, lo importante que es que cojan el abito desde pequeños.
Una madre pregunto que cual era la temática que recomendaba;  la profesora comentó que cualquier libro que estuviera adaptado a su edad y que le interesara al niño, esta madre decía que su hija sólo quería leer sobre princesas, castillos,  unicornios etc y  que a ella le horrorizaba ese tipo de libros  y que los consideraba muy  machistas y retrógados   (palabras textuales) yo no dije nada me mantuve callada, algunas madres/padres saltaron y se formo un acalorado debate sobre la temática de los libros que deben leer los niñ@s de 8 años, la profesora para  zanjar el tema dijo que lo importante es que los niños lean y entiendan lo que leen la temática es lo de menos y que hay niños que le gustan las princesas y los castillos y a otros les gusta las historias de aventuras o comics.


Os voy a contar mi experiencia, a mi hijo no le gusta leer y no es porque no lo vea en casa, dice que se aburre, además de que es incapaz de estarse quieto y para leer necesitas estar sentado o tumbado pero tranquilo y concentrado. Intento no ser muy pesada con el tema por que no hay nada peor que te impongan algo para que lo odies, ademas pienso que hay un libro que es el que hace que ames la lectura, pero debes encontrarlo tu sólo.
En la habitación de mi hijo tiene una estantería llena de libros sobre animalitos, carteros chiflados, y trenes que hablan.  Los Reyes Magos como yo siempre creímos que esas eran  las temáticas que más gustaban a Álvaro.

Pues estábamos muy equivocados... 
Hace cosa de medio año fuimos a la biblioteca a pasar una tarde de lluvia y encontró un libro de la colección "Futbolísimos"  creo que fue amor a primera vista, se sentó en la mesa y empezó a leer mientras lo comentábamos juntos, esa media hora que estuvimos en la biblioteca leyendo  creo que ha sido uno de los momentos más especiales que compartí con mi hijo, y de los que recordaré toda mi vida.
El libro nos lo llevamos para casa; pero el momento ya había pasado, y el libro se murió de risa toda la semana sin que mi hijo le volviera a hacer caso.

Moraleja: Ahora ya sabemos sus Majestades los Reyes Magos y yo que se acabaron los libros de osos perdidos en las montañas, ni carteros que equivocan las cartas ni las tortugas que quieren poner orden en la jungla;  partir de ahora lo tenemos mucho más fácil con una suscripción al Marca lo tenemos solucionado, jeje